Sobre el Algodón de Azúcar

El algodón de azúcar (también llamado nube o nube de algodón) es una de las golosinas más populares en todo el mundo. Esta dulce nube rosa reconocida mundialmente como algodón de azúcar, tienen su origen en Italia, allá por el siglo XV. Cocineros del país tenían la costumbre de calentar azúcar para obtener un fino caramelo líquido con el que cuidadosamente decoraban sus creaciones de repostería.

El Algodón de Azúcar en la Actualidad

En la actualidad se trata de una sencilla máquina a la que se le añade agua, azúcar y colorante. Crea unas hebras que se van enrollando en un palo de madera. El funcionamiento de esta máquina es el mismo que el de las máquinas antiguas. El azúcar mezclado con colorante se coloca en el centro de la máquina, donde se dispone un pequeño cuenco que tiene adosado un dispositivo para hacerlo rotar a gran velocidad. Una fuente de calor derrite el contenido y luego, por medio de la fuerza centrífuga, el líquido se filtra por una serie de pequeños agujeros en los lados del pequeño recipiente. Cuando el azúcar entra en contacto con el aire se solidifica. Forma unos finos hilos similares al algodón que sale a un recipiente de mayor tamaño colocado alrededor del cuerpo central de la máquina. El operador de la máquina entonces los junta con un palo, liándolos alrededor de este.

Como la mayor parte del algodón de azúcar es aire, las raciones suelen ser muy grandes. Por lo general mayores que la cabeza de un adulto, resultando enormes para los niños. Es un complemento ideal, que aporta a cualquier tipo de celebración un toque de dulzura, diversión y color. Una de las chucherías que más relacionamos con las fiestas, ferias y eventos de toda clase. Desde cumpleaños hasta comuniones y bodas. Desde su nacimiento a acompañado todas las ocasiones más divertidas, donde no solo los más pequeños querían comerlo.

Existen todo tipo de colores con los que se puede hacer el algodón, el color más usado, por el que se conoce, es el rosa. Es un producto que tiene muchas posibilidades para hacer decoraciones como por ejemplo en tartas, batidos, copas de helado, etc. Incluso en decoraciones de mesas.