Protocolo para comuniones

Desde el momento en el que ya sabes la fecha exacta de la comunión de tu hijo o hija, ya empiezan los nervios, por mucho tiempo que falte. Ya que son muchas cosas las que tienes que preparar. Para los niños es un día especial, por ello, es natural que la mayor preocupación de los padres sea que todo salga bien y no haya ninguna sorpresa de última hora.

El agobio y los nervios es lo peor cuando se acerca el día porque son muchas cosas y eso hace que siempre se te olvide algún punto.

Para llevarlo todo controlado será mejor coger papel y boli; empezar apuntar estas pautas a seguir, para que no se te olvide nada.

  • Lista de invitados.
  • Decidimos el lugar donde se va a celebrar el banquete.
  • Buscar las invitaciones o recordatorios para dar a los invitados.
  • Elegir el vestido o traje adecuado y complementos para el protagonista del día. Un consejo: que el vestido o traje no sea excesivamente recargado. Y también sería buena opción buscar el vestuario para el resto de la familia.
  • Llega el momento de elegir el menú más apropiado.
  • Aportar un toque dulce a la comunión, sobre todo para los niños. Como son las mesas Candy, se pueden personalizar según la temática que le guste al niño o niña llenando el lugar de color.
  • No te olvides de quién se encarga de las fotos o videos.
  • Lo más importante es entretener a los niños de la mejor manera. Por eso nunca tenemos que olvidarnos de contratar una buena animación infantil, pinta cara, globoflexia, juegos o hinchables. Para que sea un día inolvidable.

No hay que olvidar que los protagonistas son los niños. Los mayores pueden disfrutar de la fiesta, mientras los niños están entretenidos con cualquier actividad de las antes mencionadas.

Estas pautas a seguir os servirán de guía para que la comunión de tu hijo/a os sea un poco más fácil de organizar.